El bloque de vidrio en la arquitectura.

Es una larga historia, la del bloque de vidrio, una historia que inicia a finales del siglo diecinueve y llega hasta nuestros días, a través de obras que han dejado un signo indeleble y duradero en la historia de la arquitectura moderna.

Desde la Maison de Verre en París (1928/1932 Bloque de vidrio “Nevada” - prod. Saint Gobain) de Pierre Chareau, a la Casa del Fascio en Como (1932/1936 Bloque de vidrio “IPERFAN” - prod. Fidenza Vetraria) de Augusto Terragni, ambos exponentes del movimiento aunado entorno a Le Corbusier y los arquitectos expresionistas alemanes (a los que adherían Bruno Taut y Walter Gropius, entre otros), que consideraban el vidrio como un material revolucionario respecto al tradicional y triste ladrillo de terracota.

De la modernidad de la Maison Hermès de Tokio (1999/2001 Bloque de vidrio “Ginza” - prod. Vetroarredo) de Renzo Piano, una linterna que realiza el sueño utópico de Le Corbusier (la casa ideal como una linterna), al templo del saber en cristal, la biblioteca Deusto en Bilbao, de Rafael Moneo (2008/2010 Bloque de vidrio “Dorico” - prod. Seves).

Una larga y cautivadora historia en la cual Fidenza Vetraria, hoy Bormioli Rocco, ha sido por más de sesenta años protagonista absoluta, desde el lejano 1930.
Importante protagonista del pasado, que hoy retorna como Bormioli Rocco, para contribuir a construir, una vez más, una nueva estación de “la belleza”.

 

1926/1932 Maison de verre - Pierre Chareau

1934 Advertising IPERFAN Fidenza Vetraria

2008-2010 Biblioteca Deusto Bilbao (ES) - Rafael Moneo